Bienestar consciente

Bienestar ¿Percepción o Realidad?

Cultivar nuestro bienestar no es algo que se pueda hacer de hoy para mañana, os propongo uniros a nuestro reto y comenzar a tomar conciencia y poner en práctica sobre todo aquello que contribuye a construir NUESTRO PROPIO BIENESTAR…

Mi amiga Mar y yo hemos empezado la nueva temporada escolar muy energetizadas y con muchas ganas de cuidarnos. Así que tenemos un reto entre manos muy divertido: 12 meses para crear nuestro propio bienestar, cada una el suyo, pero compartido que siempre es más divertido, gratificante y aporta más aprendizaje. Pues bien. El mes de Septiembre está dedicado a retomar contacto con nuestro cuerpo y nos hemos propuesto convertirnos en «mujeres que corren» (lamento decirlo pero suena mejor runners). Así que empezaremos oficialmente el próximo 27 de Septiembre corriendo la Carrera del Corazón, que son 5 kilómetros. Esto como preámbulo de la San Silvestre que nos espera en Diciembre.

Y poquito a poco hemos empezado a entrenar utilizando principalmente el sentido común y poniendo mucha conciencia y mimo en nuestro cuerpo.

En el pasado, Mar había hecho leves intentos entre corriendo y andando, por lo que alcanzar casi 4 kilómetros seguidos en el primer día de carrera fue para ella algo increíble. Único. Un kilómetro más y ya lo tenía conseguido. Nunca se pudo haber imaginado que era capaz de tanto solo con poner la intención. Con lo que queda demostrado que el límite no está en el cielo sino en la cabeza.

Pues bien, este domingo, como premio a lo bien que se encontraban nuestros cuerpos, decidimos salir otra vez a correr. A favor nuestro estaba que era voluntario, era domingo por lo que nuestro cuerpo estaba mas descansado e íbamos juntas, que eso siempre anima y motiva, en contra, que era un pelín más tarde que el horario normal y el calor y el sol apretaban más de lo normal.

Lo cierto es que hubo un tramo que las dos echábamos el higadillo, o por lo menos eso creíamos. Ambas sentíamos que estábamos corriendo peor que nunca, más lentas, más pesadas, cargadas de saboteadores suavemente susurrando en nuestros oídos… «no puedes, párate ya, total… no pasa nada, tu compromiso son dos días… no tres, estas agotada…. etc, etc, etc».

Pues bien, llegamos y no sólo eso, si no que marcamos el mejor tiempo desde que hemos empezado. Nuestra percepción, la de ambas, era que lo estábamos haciendo peor que nunca y sin embargo el medidor de actividad nos daba el mejor tiempo de todos.

Moraleja: Nuestra percepción se alimenta de pensamientos y sentimientos y nos da una evaluación en base a todo lo que pasa por nuestra cabeza. Sin embargo, nuestro cuerpo siempre nos da el mensaje de lo que es. Y dándonos una información tan real, ¿porque será que le escuchamos tan poco? Quizá será porque estamos tan desconectadas de él constantemente que no sabemos ni escucharle, ni cuidarle y mucho menos amarle tal y como es….

 ps. hoy hemos vuelto a superar la marca tanto de distancia como de velocidad… Y todo esto sin escuchar el cuerpo…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.