Bienestar consciente

Una sabrosa pizza y aparte…¿que sientes?

Mi novio tiene la costumbre de comer pizza muchas veces para cenar. Lo que para mi siempre ha sido tabú, prohibido, veneno, él come con la mayor normalidad del mundo. De hecho lo clasifica como «algo ligero». Pero lo cierto es que no se come cualquier pizza. Se molesta en encargarla en su restaurante favorito de Madrid, recogerla personalmente, y cuando llega a casa le da un último golpe de horno con algún añadido casero que suele ser cayena o aceite picante. Y lo mejor de todo: No necesariamente se la come entera. Cuando se siente satisfecho a todos los niveles, deja de comer. Y si ha sobrado mucho, lo congela y para la próxima vez.

Pues bien, yo ayer hice el experimento de pedir pizza para cenar. Llevaba días dándole vueltas y anoche decidí que me iba a comer una pizza conscientemente. Observándome, conectada con mi cuerpo y disfrutando del momento sin críticas ni juicios.

Y descubrí que hay maneras y maneras de comer pizza. Y yo, todavía ayer, incluso con todos los cursos de alimentación consciente que he dado, la comí desde lo prohibido.

La pedí en Telepizza, de verduras. Llegó casi fría pero no la calenté. Me senté a comerla y estaba sosa. Así que eche un chorrito de aceite picante y continué comiéndola. Al principio con las manos, pero luego decidí coger cuchillo y tenedor para comerla mas lentamente. Había una clara tendencia a comerla rápidamente y note en mi cuerpo una excitación y mucha inquietud en mi mente que me impedía centrarme en esa sola cosa, esa cosa que siempre he anhelado: en comer, saborear y disfrutar comiendo una pizza como cualquier persona.

Podía más el factor prohibido que durante casi 30 años he cultivado en mi mente que centrarme en el momento presente sin más.

Hacia la mitad, ya estaba llena, pero seguía pudiendo más el «efecto prohibido» que en este caso se traducía como «para una vez que la comes, ve hasta el final» que el cuidarme en mi cuerpo, en mi tripita y en mi nivel de satisfacción.

Y curiosamente,  cuando terminé con la pizza, mi mente, desde la excitación, no podía parar de buscar algo más que comer. Algo más prohibido… «ya que se ha abierto la veda…».

Pues bien. Me costó un montón poder dormirme. Mi estomago hoy se siente pesado y un poquito dolorido. Y el nivel de energía en mi cuerpo, bajito. No por la culpa que a diferencia de otras veces, no siento nada. Pero si porque los alimentos, nutrientes y minerales que le dí a mi cuerpo ayer no eran precisamente lo que mas energía me proporcionan, sobre todo por las cantidades en que se las dí.

Quiero compartir esto con vosotros porque cada vez estoy mas convencida de que Comer Conscientemente es el camino.

Para mi, este ejercicio ha sido muy liberador. Y me quita un gran peso de encima. La clave de todo ello hoy es: COME LO QUE TU CUERPO NECESITA, no lo que tu mente desea. Y desde ahí, no hay bueno/malo, correcto/incorrecto, permitido/prohibido. Desde ahí hay una enorme sabiduría esperando poder aflorar, esperando poder ser escuchada. La sabiduría de nuestro CUERPO.

Os dejo con las pautas de Geneen Roth:

  • Come cuando tengas hambre
  • Come lo que tu CUERPO quiere (no tu mente)
  • Para cuando hayas tenido suficiente
  • Come sentada
  • Come sin distracciones
  • No comas nunca a escondidas
  • Come disfrutando, saboreando, con placer

2 comentarios en “Una sabrosa pizza y aparte…¿que sientes?”

  1. Muy interesante. Es algo que ocurre siempre que tomamos comida rápida. Sus altos contenidos en azúcares (antinutrientes) y grasas generan un componente súper adictivo.
    Además, eso de poder agarrarla con la mano también hace que se priorice el efecto engullir antes que el comer despacio. y en calma. Y lo peor de todo, es que cuando terminas, estás saciado pero tu cuerpo nota que todavía le faltan nutrientes.

    1. Hola Sergio!
      Bienvenido a este Blog! y muchas gracias por tus comentarios. Cuando todo esto se vive desde la experimentación, solo hay aprendizaje. Y este aprendizaje es en muchos casos muy liberador y sanador.
      Gracias por parar por aquí. Tus comentarios siempre serán bienvenidos.
      Que tengas un buen dia!
      cuca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.